28 dic. 2009

Deseos

Pide hora al librero,
visita una maravilla,
escribe cien regalos,
y frente al espejo, sonríe

Por la ciudad entre semáforos

Camina por las calles
contando sílabas
poemas en los bolsillos
espadas envainadas

La vida en verso

El artista

Defiende tu verdad, el rojo pinta negro,
tu público aplaude con pupilas al cielo.
Sobre el tejado viven los que te sienten dentro,
son ellos, sois vosotros, el artista y sus dedos

23 dic. 2009

Ausencia

...
Y ahora cómo se vive,
-me pregunto ya sin ti-
y ahora quién recita mis versos,
-me pregunta el poema-
...

14 dic. 2009

A mi rodilla izquierda

Cuidaste de mí desde el silencio,
todos los halagos para tu hermana,
y ahora me siento necio,
no sabía que de ti abusaba.

Juntos ganamos a diez mil,
ocho kilómetros y una copa.
Tú, de la corte arlequín,
y yo, ignorante, la luz anfitriona.

Has explotado, toca mimarte,
sin menisco, atado por la memoria
de un muerto, y sin poder ayudarme.

Te regalo mi cariño, mis manos,
ahora yo te cuido,
ahora yo te halago.

cada día acaricio tu pelo,
te enseño a andar,
no caerás en agujero.

Contigo he conocido una amiga,
con ella te comparto,
es la alegría de tu día,
pórtate bien, soy tu aliado.

11 nov. 2009

Entre silencios y risas

Por la izquierda me adelanta el sol
a la derecha girasoles callados,
delante de mí el océano brama,
arriba la luna observa
y detrás el rollo de mi película.

Soy to lo tocao, to lo leío
lo visto y sentío.

Vivo del vocabulario del corazón,
de las páginas del tiempo
que ríe y llora conmigo,
que se ríe de mí.

24 sept. 2009

El trapecista

Público expectante en sus asientos,
el trapecista mueve un pie, alza una mano,
la otra abajo. Con dudas, sin redes
bailan sus brazos, su mundo,
público inmóvil,
el maquillaje no le salva, suda,
expulsa sus temores,
no hay red, da igual,
todo fue un mal sueño.

Se levanta y comprende...
un paso más del alquimista

23 sept. 2009

Dejame dejarte

Te dejaré pasar por mi ventana
si vuelas silenciosa,
te quitaré las botas altas rojas
si eres mujer dudosa,
llevaré un hielo por tu cuerpo desnudo
si ves la luna borrosa,
entraré en tu hermoso jardín
si no eres ansiosa.

17 sept. 2009

Estulticia

Como gota de rocío, llegaste a mi mano,
inundaste mi cuerpo, fui tal vez artesano
de tu amor, de tu mente. Por una vez Cyrano
no fue espadachín, ni murió en vano.
Su último delirio, su poema veneciano,
resucitó mi voz. Estulto escribano.

14 sept. 2009

Nacimiento de Gol tv

Nace Goltv, el paraíso soñado por los amantes del deporte rey, 24 horas delante del televisor, el pastel para desconectar de la crisis y su rémoras. ¿Para desconectar? ¿Así de buenos son?

Empecemos por el principio. Goltv lo crea Lasexta, cadena que no se fusiona con Cuatro. ¿Por qué perder receptores del mensaje socialista en estos tiempos? No hay razón para ello sino para todo lo contrario. ¿Suena de algo "todo para el pueblo pero sin el pueblo? Pues eso, que manteniendo la mente ocupada en placeres como el fútbol, la opción de una protesta abierta con pancartas o antorchas se difumina o eso pretenden. Cuatro cuenta con digital plus, los mejores comentaristas de fútbol y Lasexta con goltv, partidos de todas las ligas, copas y torneos internacionales. Efectivamente no se fusionaron legalmente, pero promueven una sinergia como brazo invisible del gobierno.

El plan es bueno pero dadas la dificultades para conseguir ver Goltv, creo que no les funcionará.

3 sept. 2009

El camino de mi vida

Paseo por mi senda, aquí nadie pisa,
un búho, un silencio, paraliza mi prisa.
acecha la serpiente, comienza la contienda
me ataca y la mato, espero me comprenda.

Arena en mi maleta, árboles en mis brazos ,
necesito sus sombras, esparzo sus pedazos,
más camino en mi senda, más palabras de arena,
más folios, más oasis. Mudo mi piel morena,
desnudo ando y ando, búhos hay en mis ramas,
serenos me serenan, si vuelan ardo en llamas.

Aprendo de la muerte, soñadora serpiente,
leo la luz de los árboles, sus ramas mi afluente.
Combato los oasis, desiertos de mi vida,
recojo más arena, maleta bienvenida.

1 sept. 2009

El folio

Soy papel en blanco esperando los grilletes
o un guión escrito por el gran iluso,
muchos me llaman diablo
y me queman vivo.

Soy del barco pirata, su capitán,
(secuestro sueños y utopías)
soy del alquimista, mar brava,
que no haya respuestas,
sino ventanas y tachaduras.

Predico la paz aterradora,
intento huir de seres superiores,
pero no tengo voz,
solo poder invisible,
la ilusión del analfabeto.

14 ago. 2009

Mandamientos de un pistolero

respiro según mi ánima,
mi familia es mi caballo,

nadie espera en casa

no tengo más colchón que cadáveres

no he nacido para criar ganado, sino cruces

cada porción de tierra puede ser buena trinchera

creo en mí como creador de todas las cosas

el alcohol es agua

el amigo es el último enemigo

el dolar es mi sol y cada bala un día de luna llena

3 ago. 2009

tauromaquia

Por decreto, homosexual,
becerro entre hombres vivirás,
ya grabaron a fuego
tu muerte, vida y testamento.

Viviste la paz, no quisieron detenerte
otros llevan tu semen,
corrías, dormías y soñabas si querías.
Todo armonía. Tu vida, tu día.

Llega tu hora, todos aplauden
quieren que defraudes
no lo intentes, es absurdo
ya está listo tu verdugo.

Llega tu hora, todos enchaquetados
tú desnudo, él armado
a puerta gallola y con luces,
no lo intentes, no te acuses.

1, 2 y 3 y media verónica,
tus carreras agónicas,
4, 5 y 6 y sale el picador,
no eres más que sudor,
7, 8 y 9 y a escena banderilleros,
rojo y negro tu cuerpo lleno
10, 11 y 12 y suena la orquesta,
silencio en la dehesa,
13, 14 y 15 y te enseñan el capote,
no hay luz ni horizonte,
16, 17 y 18, él la espada,
quiere más, no hay palabra,
20 y 21, no oyes la multitud,
ni siquiera tienes ataúd,
23 y 24, ya eres carne,
otro iluso nace.

29 jul. 2009

Soy sioux





Llegael momento del señor de la guerra
de coger barroy pintarme la piel,
grito desde la colina que sé cantar,
aalguien le llegará mi voz sin gallos.

ando desnudo subiendo la gran montaña,
no llevo más queun taparrabo, tres plumas
un arco y tres flechas en laespalda,
las nubes me llevan a la cima.

aquí, arriba se ven los fuegos de los vaqueros,
las dunas y serpientes disfrazadas con papel
deexperiencia, fechas y adn.

comienzo la bajada y a cien metros me paro,
inspiro fuerte, respiro suave,
alzo los brazos, le habloal sol
y camino hasta que una bala me atraviese.

27 jul. 2009

Sí, solo si

somos animales domesticados
desde arriba, al lado o abajo,
somos un borrón
de ciencia, religión o tradición.

somos tantas etiquetas
que se nos olvida el ego,
si las rompemos caemos,
si nos las cosemos desaparecemos.

Que pena que no exista la libertad

13 jul. 2009

Candida y su historia

Esta es de las cosas que me gustan de la vida, estas casualidades. Coincidí hace nada con una mujer mayor, 75 años dijo que tenía, en un kiosko de prensa. Se puso a hablar conmigo, primero sobre el cielo y el infierno y luego ya me contó su perra vida, y no en el sentido de vagancia, sino de piedrecillas y pedruzcos que se había encontrado en el camino. Mucha gente le habría cortado y seguido su camino, pero no quise ni eso ni desconectar. Es algo muy rico lo que se siente cuando alguien te cuenta sus cosas y sabes que tu silencio le basta y sobra para sentirse mejor. No sé que le hizo pararse conmigo, sé que me alegró que lo hiciera.

No me voy a detener en lo que me contó pues es fácil adivinar lo que le pudo ocurrir a una niña de la postguerra que se casó con el hombre equivocado y dedicó su vida a las buenas obras, las que realmente importan sin darle más valor al dinero que un medio para ayudar a familialres, amigos o dando una gran propina a desconocidos. Al final me dijo que yo había hecho la buena obra del día escuchándola. Supongo que una buena obra es eso, ayudar y ser ayudado.

Las dos suertes

Se dice que todo tiene un orden interno, que si aquí hay mucha gente rica, allá hay mucha pobre, que si mi color es el rojo para otro es el amarillo, que si uno quiere futbol otro telenovela, que si un roba otro da, que si alguien tiene mala suerte hay otro al que todo le sale a pedir de boca

Debe haber alguien que elija la caja que elija del supermercado no espera cola, que delante suya no hay nadie que al pagar se encuentre sin crédito en la tarjeta, que todos sus artículos pasan sin que la cajera tenga esribir número a número el código de barras, que nunca sea el primero al que le dicen “no, la caja está cerrada”, alguien a quien si se le antoja algo, lo ve rápido, alguien que no pierda nunca la cartera, ni libros ni llaves.

Quiero felicitar a ese alguien y decirle que soy el tonto que está al otro lado del mundo y que se equivoca constantemente. Gracias a su existencia, tardo diez minutos en lo mismo que esa persona tarda dos. No soy el único que quiere felicitar, muchas veces miro a otro como yo y no nos queda otra que reirnos. Si nos pusieramos de acuerdo todos los que erramos en las cosas del día a día y copáramos todas las cajas de un supermercado o estuviéramos en la misma cola de la gasolinera... ¿habría un apagón? ¿colapso? ¿ese día cierra antes? ¿dejaría de haber petróleo? ¿subiría todo?

Tienes suerte, querido amigo, mientras yo viva nunca esperarás colas.

8 jul. 2009

Vuelo mundeando

Mi alma viaja lejos, muy lejos,

dejando una estela de sangre,

siento personas alrededor de una hoguera,

vuelo más allá de volcanes y simas.


No paro de sufrir y disfrutar,

no paro,

observo el vuelo de las aves

y me dejo llevar entre nubes.

25 jun. 2009

Un río, una vida

No es principio ni fin,
este mundo no empieza con mayúsculas
ni acaba en punto.

Esto es un río que va a la mar,
somos agua, salada o dulce,
somos piedras, pesadas o ligeras.

No caminemos hacia el punto,
no veamos la muerte como abismo,
somos realidad o sueño.

Cada impulso es un paso presente,
cada pez es experiencia,
cada barco es grito o silencio.

Aprovechemos el sol para andar,
aprovechemos el esplendor de la luna,
aprovechemos el aire.

Nacemos manantial,
luego, de mar brazo,
pero no hay fin.

Quedamos como idea,
caemos como lluvia
y vamos a parar a otro río.

16 jun. 2009

Metrópoli

Forma y contenido son cara y cruz de una misma moneda, la Vida.

Describo un mundo de arenas movedizas,
escribo puentes al cielo,
admiro aguas de otro río,
caigo al reloj viviente.

Alguien sujeta mis pies y en las doce me quedo,
otro me chilla y ya son y cuarto,
A y veinticinco un chorlito me pegan
y a y media me desplomo.

Un girasol nace sobre mi pecho
a las menos veinte,
el sol lo mima, salto a la manecilla,
son las doce y estoy en el origen.

Vuelve María con sus tonos grises,
vuelve el hombre a mantener las horas,
acaba aquí mi sentido homenaje,
la distopía en papel mojado.



Metrópoli (1927) es una película alemana dirigida y guionizada por Fritz Lang, un maestro del cine

15 jun. 2009

El fabuloso mundo de los sindicatos

En este momento en el que los sindicatos deben tocar a la puerta del gobierno, desaparecen. Perdón, no todos, solo alzan la voz los que están en ciudades gobernadas por el PP. Sospechoso, ¿no?

Se crearon para servir de enlace entre empresarios y trabajadores pero me parece que se rompió la cuerda por la parte más fina. ¿No es verdad que ya son parte de los socialistas? Por aquí, el sistema hace aguas. No sé si proponer la existencia de algún contrasindicato o pedir firmas para que se les afirme como perritos de ZP. Me gustaría que cambiaran sus objetivos o que se miraran en un espejo, ¿se reconocerían? Creo que no. No pierdo la esperanza si es que es verdad que es lo último que se pierde, pero casi. Hoy no me voy a extender más de la cuenta. No se lo merecen.

2 jun. 2009

Una mujer

Su delantal de zanahorias dibujado,
su falda naranja y verde vestido,
friega que friega, charla que charla
en su cocina, en su casa con fogones.

Pisando suelo blanquinegro,
friega, charla, cocina
con el paño marcando el tiempo,
friega, charla, cocina.

1 jun. 2009

Voy con Rosa Díez

Harto de estar harto, cansado de tanto amigo interesado, dormido por tanto sapo con capa de príncipe y con tanto como tomate como se puede arrojar con derechazos e izquierdazos desde el ring invisible, adormecedor y mataneuronas... es como estaba antes de empezar a conocer UPyD.

Sus amigos le conocen como Rosa Díez y dentro de su pandilla están gente como los Fernando (Sabater e Iwasaki), o Alberto Boabdella. No tiene minutos electorales ni grandes piezas, no es portada de telediarios ni de periódicos; para eso ya están los de que vuelve Franco o la corrupción felipista. Lo que me enamora de ella es que es sencilla, compartimos intereses, no usa palabras rimbombantes para dejar alucinado a los demás, es atractiva, mira de frente, prefiere los girasoles a los puños y no sé qué más puedo decir. Me tiene en una nube y sueño con ella.

Pasearía por las calles, me subiría al AVE, llegaría a Bruselas y más allá, si me lo pidieras. No me decepciones, no me mientas, no me prometas el cielo por un papeleta y luego me enseñes solo una foto, por favor. Yo te voto y tú me sonríes, tú camina sin ropa cara y yo te visto de blanco.

28 may. 2009

Agua de mar

echo,
derecho
cae al techo,
Salta a mi pecho,
la sequía al acecho,
lago crea en mi lecho,
de tus letras estoy hecho.

26 may. 2009

Los templarios

Este video cuenta una de mi pasiones


Luces y ardillas

No quiero iglesias ni mezquitas ni sinagogas,
no creo en deidades impositoras,
no quiero bellotas.

Tengo cuadros a medio pintar,
luces que ansío captar.

Sube, ardilla, sube por el árbol,
verás al fondo los acantilados,
el viento remover bandos,
y yo, siempre a tu lado.

24 may. 2009

El insulto

Suele usarse para deshonrar a otra persona y hoy me voy a detener en el emisor del mensaje. Lo primero que salta a la vista es el sentimiento de superioridad que quiere transmitir el que dice tonto, jili, h.p., imbécil y demás improperios... ¿es que existen seres superiores? ¿quienes somos para dirigirnos así a otra persona? ¿tanto nos invade el -teísmo como para imitarlo? Mi respuesta es No, no cabe este tipo de frases en mi mundo ni pienso que haya una jerarquía entre todas ellas ni creo que se pueda dividir a las personas según religiones.

Existe también el uso del insulto como un ahí lo dejo y si se enfada la otra persona digo que es ironía, que estaba de broma. La broma es ese submundo tan conocido como desconocido, y a la vez tan aplaudido como odiado, en el que entramos y salimos más fácilmente que dejamos entrar o salir a los demás. Creo que el que insulte debe ser alguien que se deje insultar, pero en mi opinión, rara vez se da este caso.

Por útlimo, está el del colegeo, mi preferido aunque haga uso del anterior. Aquí, en mi opinión, el más usado es eres tonto. No se usa para menospreciar, sino para un acercamiento a nivel psicológico para decir somos iguales

No es fácil distinguir cuando alguien se refiere a uno u otro tipo, y yo al que abusa del insulto le pongo la etiqueta de complejo de inferioridad, alguien que coloca el foco de atención en la otra persona para que no se le enfoque. Desde luego, esta etiqueta no es indestructible. Dicen que las personas no cambian, al menos en lo importante. Como para mí, el insulto no es importante como tal, sino como una forma de conocer al que lo dice, creo que se puede quitar la etiqueta.

12 may. 2009

Me quedo

Me quedo debajo del puente
construido con besos y caricias,
me quedo mirando la gente
que pasa por encima de mí,
mientras el sol ascendente
me lleva al galope por palabras
formando frases de forma frecuente.

Saldré cuando aparezca la serpiente
que metí en el bolsillo
si no me hinca antes el diente,
pasearé como las olas
que no van a la rompiente.

Aquí tengo todo lo que quiero,
todo lo dicho y oído atentamente,
todo lo tocado y hundido,
cada gesto y abrazo valiente.

Mi puente se erosiona con la fuerza
de un viento de levante,
se pinta de colores si cojo la brocha
y se ilumina con el sol ya descendente.

7 may. 2009

Hermano mayor

Acabo de ver un adelanto del programa de mañana sobre los problemas de la adolescencia que se llama Hermano mayor y voy a dar mi opinión.

Me parece fantástico que hay un programa así, porque muchos piensan que los casos de sus hijos son peores que los del resto y es lógico que piensen así porque lo viven excesivamente de cerca y con este programa se ve, si es que alguien no lo tenía claro, que es una etapa por la que todos pasamos. La incomprensión, la rebeldía, anarquía, lloreras, violencia... son algunas de las marcas de la que se vive desde hace un tiempo, curiosamente desde que el gobierno dio un chorlito a a la realidad de las escuelas y regaló el sillón autoritario a los alumnos. Pensaba que la escuela era una cosa y la casa otra, pero ya lo dudo.

Puede deberse a la comunicación vía internet, que hace que los adolescentes aprovechen esta herramienta para hablar de cosas que normalmente se hable fuera de la escuela y se den cuenta de que hay un “somos” que hace que se unan más entre ellos y encuentren en profesores y padres al núcleo del problema. Puede ser también que se deba a que se piensa y practica sexo con naturalidad a una edad cada vez más temprana lo que les hace autootorgarse una autoridad fictica consistente en pensar que ya son mayorcitos para hacer lo que quieran. ¿Dónde quedaron los balones y los elásticos? Si se pudiera votar, mayoría de edad a los 21, por favor.

Afortunadamente, es solo una etapa de tantas por las que pasamos y seguro que, como nos pasa a muchos, con el tiempo se reirán y avergonzarán de lo que hacían y sentían. Por suerte o por desgracia, la sociedad tiene una estructura piramidal con derechos y deberes. Hay que acatarlo o ir caminito de la prisión o reformatorio. Así somos y así nos va.

6 may. 2009

Somos

SOMOS, increíble palabra. El verbo ser con sus virtudes y defectos, la primera persona del plural con su consiguiente unión del Yo de dos o más sujetos, y capicúa, el concepto que iguala culturas orientales y occidentales de lectura.
La S, ese discurrir por la vida dando bandazos desde que se empieza a escribir, perdón, a vivir. La O, el momento eterno desde que se aprieta la pluma, perdón a abrir los ojos, hasta que se suelta en el mismo sitio donde se empieza, perdón, cuando se cierran los ojos. La M, el subidón, toma de aire y bajón al besar.
SOMOS, al pronunciarlo, primero emitimos el caminar de una serpiente, luego el beso tímido en la unión de las auras y finalmente, vuelta a la serpiente. Afortunadamente, esta palabra está tan dentro de nuestra psique, que no solemos pararnos a pensar en lo que es.

24 abr. 2009

Las rémoras de la crisis

Esta crisis es un tiburón no etiquetado por el hombre, que primero se acerca sin que puedas verle, te rodea haciendo círculos cada vez más pequeños, luego picotea una pierna, incrementa tu miedo, te paraliza y luego te devora dejando un charco de sangre a tu alrededor.

Este escualo viene acompañado de pequeñas rémoras que se aprovechan de los restos de la comida y aquí es donde aparecen muchos medios de comunicación a través de mensajes de texto, jugando con la ilusión y desesperación de muchísima gente. No me gusta generalizar pero si cada vez son más los programas que prometen ingentes cantidades de dinero a cambio de lo que cueste un sms, será por algo.

Me enciende por dentro, como habréis podido comprobar, que los mismos que se preocupan por conocer de cerca el estado de los olvidados por los políticos, se comporten de esta manera para enriquecimiento propio. Me he quejado muchas veces del timo de los audímetros y esto de “gana 10.000 euros mandando un mensaje sms al 4567 con la palabra POBRE” lleva el mismo camino

Confío en que algún día, dejemos de ser los olvidados, me da igual que haya que rezar al dios Obama o a quien sea, pero que pasemos a ser los escuchados, los que salimos de la cárcel política. ¿Es tan difícil que los políticos dejen de vernos solo como votantes? No digo que exista algo mejor que la democracia, pero sí que se cumpla con la raíz de la palabra DEMOCRACIA.

Somos personas, no números

20 abr. 2009

Silencio sabio

Siempre se ha hablado del silencio como la mejor respuesta y lo suscribo totalmente. Hay muchos tipos de silencios, unos abrazadores y otros repulsivos, y todos cargados de efectividad comunicativa. A pesar de a simple vista ser signo de indiferencia, es una de las mejores forma de comunicación, al provocar en el receptor una respuesta primero de incomprensión y, tras unos segundos, se torna comprensión. Actúa de conciencia, de espejo e incluso de conclusión.

Pero muchas veces, no es posible tirar de la ausencia de expulsión de aire y dejarlo todo a la mirada o la disposición del cuerpo. Elegir una respuesta adecuada no es facil y requiere de agilidad mental. No soy un maestro del silencio, para eso están las enseñanzas de Buddha y reconozco que mis palabras no fluyen ni impactan como se espera de mí. Me excuso en mi complejo por tener una voz horrible, y este mecanismo de defensa se me viene abajo como un muro de arena cuando caigo en la cuenta de que carezco de agilidad mental. ¿Cuántas veces hemos dudado entre decir lo que pensamos o lo que la otra persona quiere escuchar? Cuando esta duda se convierte paulatinamente en discusión escolástica y somos conscientes de ello, el silencio es la mejor respuesta. Volviendo a la pregunta, cualquiera tiraría del sentido común y me respondería entre risas que lo que pensamos aun a sabiendas que quizás no siente bien a la otra persona es lo correcto. Si elijo esta opción, la de exponer mi verdad al juicio público, es posible que enmarañe la cuestión sobre la que se me pide opinión. Si por el contrario, digo lo que mi interlocutor quiere escuchar, puedo producir un bien mayor, ya que creo que forma parte de la condición humana el intentar contrarrestrar loque otro dice. Como decía Hobbes, el hombre es un lobo para el hombre, y por eso creo que actuamos así, sin fiarnos cien por cien de los demás.

Concluyendo para no hacer pesada mi exposición, el silencio, como ausencia de palabras o de nueva información, es la mejor respuesta. Aprender a usar esta herramienta mágica es esencial para savoir vivre, como explica Raimon Panikkar en Invitación a la sabiduría.

8 abr. 2009

31 de marzo

Ayer me sentí parte de una serie de cortos, un género puesto de moda por youtube. A las ocho empecé rodar uno, tipo americanada en el que padre e hijo de un barrio compiten con el resto del vecindario para demostrar que son los más rapidos. En este caso, la carrera consistía en montar una bici de decathlon sin mirar el manual. Hay hijos y/o padres que son manitas, pero ni mi padre ni yo lo somos, así que asistimos con bastante miedo e incluso estuvimos a punto de rendirnos (llamar a la tienda para que nos ayudaran a montarla). Nos encerramos en mi cuarto, hicimos añicos los plásticos que envolvían cada parte de la bici estática, lo pusimos todo en la cama y empezamos a probar. La parte más pesada, con forma de tapa de water, era la base. Lo primero fue darle vueltas hasta ver cómo había ponerla. Luego, pusimos, no sin agobios, las barras que harían de puente entre el suelo y el aparato. Aquí empezó lo complicado. “¿para qué lado se enrosca?”, le pregunté como ingnorante que soy. Con la misma cara que debía tener yo, me contestó “ni idea, prueba para cada lado”, así que eso hice. Me costó poco, la verdad, encontrar el sentido correcto. En cinco minutos ya habíamos puesto las barras trasera y delantera atornilladas. Los pedales, como me parecía algo fácil, los coloqué en su sitio fijándome en los colores que había en la cuebierta de plástico y el saliente en el que había que ponerlo. Por si fuera poco, ponía “R” para dejar claro que era el pedal derecho que tenía que acabar pegado al lado derecho y “L” para el izquierdo. No a la primera, pero rapidamente los puse. ¡Ole yo! El equipo López seguía funcionando. Colocar el sillín y la barra que iba pegada a la base a la mínima altura nos costó algo menos que atornillar las barras que pegarían al suelo. Aprendimos rápido. Se avecinaba el más difícil todavía: barra en forma de jota + barra recta + manillar + computadora + cable gris + cable negro = bici acabada.

Dos horas. Dos horas en montar esta última parte. La principal razón fue que nos sobraba un cable. Para más inri, el último colocado y el que sobraba tenían el mismo final: una cablija como la de los antiguos equipos de música. Aquí sí que estaba la toalla a punto de tocar suelo o la bandera blanca casi izada. Habíamos desmontado la barra en forma de jota y la recta y buscado de dónde provenía el cable que sobraba sin resultdos. Pero mi padre, demostró su agudez. Le dio la vuelta la computadora y voila... había un hueco, probamos y lo conseguimos. Todo montado y listo para presentarlo en cuatro horas. No ganamos nada, pero nos hartamos de risa.

Si el día acabó americanizado, lo del principio fue una españolada. Suelo bajar al bar que está a la vuelta de la esquina con mi padre. Nosotros tenemos una parafernalia fija desde hace unos diez años, ya fuera en el bar de Reina Mercedes o en el de aquí, en Nervión. Cruzo la calle y compro el Estadio Deportivo y ABC, mientras mi padre pide dos cafés. Nos sentamos en la mesa más alejada a la barra. Como ya dominamos la técnica de ocupar una mesa con dos periódicos abiertos y las dos tazas de café, pues nos colocamos en diagonal, de forma que delante de mí está el Estadio y la taza de café, e igual para mi padre con su ABC. Los dos primeros minutos son para preguntarnos como dos viejos amigos aunque nos veamos cada día. Luego llega el momento de la concentración: cabeza abajo y a pasar páginas en silencio. Así estamos unos diez minutos. Recogemos los periódicos y nos vamos. Este día no podía ser como el resto y cuando estábamos pasando por delante de la barra, había un cuarteto de mujeres de cuarenta años más o menos, todas morenas menos una que se rió a mi paso y comentó “mira el kiriki de ese”. Tengo documentos gráficos que atestiguan que mi kiriki en el lado derecho de mi cabeza me acompaña desde la comunión. Es una señal de identidad que debe interpretarse como mi manera de decir al resto de la gente que me da igual el aspecto exterior. Se podría asociar también a la palabra “humildad”, si no fuera porque es un concepto que rechazo. Si digo de mí que soy humilde, estoy dando a entender que pienso que soy más valioso de lo que expreso con palabras, así que esta palabra me produce risa.
Al salir del bar sonrío, nunca había notado que un extraño se fijara como para comentarlo con sus interlocutores. Mi padre se va a trabajar y yo me subo los periódicos, le doy al botón del ordenador y del ventilador, voy a beber agua al cuarto de baño (algo mala educación pero que siempre he hecho y seguiré haciendo mientras pueda hacerlo sin que me vean. Para no dar mal ejemplo), pongo la contraseña, abro el frigorífico, me embobo con la amalgama de colores y cuando regreso a mi cuarto ya está dispuesto a servirme de enlace con todos seres de detrás de la pantalla.
Solemos irnos del bar sobre las ocho y media. Cuando yo estudiaba o trabajaba, era solo los fines de semana, pero por desgracia, ya se ha convertido en algo diario, hasta que alguna revista descubra mi talento natural y me ofrezca ser columnista.

A las diez sonó mi móvil con la narración de los goles de la primera UEFA del Sevilla, la señal inequívoca de que era mi padre. Es al único que le tengo puesto ese sonido. Quería que fuéramos a recoger unos resultados de una de sus pruebas a la clínica Sagrado Corazón. Estando al lado de Reina Mercedes, estaba claro que luego iríamos a algún bar de mi pueblo. Fuimos al Jamaica. Esta vez ni me pedí un café, ni lo cambié por Colacao ni había periódicos de por medio. ¡dios! ¡Qué haríamos! Estuvimos charlando. Nos habíamos sentado en una mesa cercana a la barra y a la puerta, uno enfrente del otro. Desde mi sitio se veía al resto de desayunantes. De las ocho, solo tres estaban ocupadas y cual fue mi sorpresa, que vi una mirada especial.

30 mar. 2009

Con estrella

Hay quien nace con estrella y quien nace estrellado. Creo que pertenezco al segundo grupo. Empecemos... Llega el nuevo siglo en la época de conocer gente en el instituto herrera, de pasrlo bien, de encaminar mis estudios, de empezar a leer y escribir. Y plof. Me quedo tuerto. Se muere mi madre tras los peores nueves meses de mi vida.
De pequeño quería ser cirujano, hice el bachillerato de ciencias puras, me harté de repetir suspendiendo las asignaturas relativas a mi supuesto futuro y acabé tirando para la segunda opción, periodismo. Hago mi carrera contento y creando un castillo de ilusiones en mi cabeza. Mi amigo Joaquín me advirtió de que me había equivocado. Por ahora no se equivocó él, sino la paloma. Acabo en 2007 pensando que me voy a comer el mundo y es el mundo el que me come.
No solo se me va haciendo migajas este pilar de mi mundo, sino que me apunto a un curso sobre un territorio completamente nuevo en el que no esperaba entrar ni de coña y resulta ser un auténtico timo.

Me lesiono la rodilla izquierda jugando al fútbol en el 2003 y tengo que dejar de correr las carreras populares y jugar al fútbol con mis amigos. Los medicos me dicen: “no tienes nada grave, es cuestión de sacarte líquido de la rodilla”. Hace unos meses fui a un especialista y resulta que tengo micro rotura de menisco y ligamento cruzado externo. Puedo operarme por lo público o por lo privado. Elijo lo privado. Gran cagada hasta que se demuestre lo contrario. Ahora que se acerca el verano, que estoy buscando trabajo para irme por fin con mi niña a vivir y tengo perspectivas de hacer un curso, no puedo operarme hasta finales de mayo. ¿dejaré el curso, me operaré luego, cuando pase el verano? ¡Yo que sé!

Aun así, la primavera siempre es primavera y por ello hay que seguir sonriendo.

27 mar. 2009

Mundo interior en el exterior

Una cabina de teléfono se ha convertido en mi vida social, mi único medio de comunicación con el mundo. Un metro cuadrado de agobiantes cristales gruesos que hacen de frontera y un aparato antiguo gris lleno cubierto por restos de señales amorfas realizadas por niñatos, un cable pelado que lo une a mi altavoz, donde mi único sentido es el oído. Piso barras metálicas paralelas. Las puertas ya ni se abren y solo puedo alimentarme de migajas que los viandantes me tiran por los respiraderos. Un vaquero gris como oxidado por la falta de limpieza a la que me he visto abocado, una camiseta negra y zapatos marrones, son mis hermanos.

Puedo ver fuera el camino del sol con sus altibajos, el aura de niños y mayores que me insultan con la mirada en vez de ayudarme, y luego miran al cielo. No pido gran cosa, solo que mi respiración se oiga en la ciudad.

25 mar. 2009

A veces

a veces recuerdo, y pierdo lo ganado
a veces olvido, y gano lo perdido
a veces pienso, y mato lo vivido
a veces siento, y vivo lo matado

28 ene. 2009

Homo Centralis

Científicos de la Universidad de Sevilla describen en un minucioso informe al Homo Centralis. Este tipo de hombre es fácilmente reconocible dentro de su hábitat natural: El centro comercial. Parten de la premisa de que cuando un hombre entra con una mujer, en el mayor de los casos, su pareja, éste lo primero que hace es cruzarse de brazos y luego seguirla como si se tratara del que lleva los platillos en una banda de música de semana santa. El paso, uy... la mujer va recorriendo cada tienda de ropa examinando cada perchero y etiqueta que pueda encontrar a su paso. A una distancia de un metro o metro y medio dependiendo de si es el único Homo Centralis o no, le sigue. Intenta disimular hacer creer a los demás que no va con ella, si no que va en busca de un regalo para ella. Esto lo hace la mayoría del tiempo, la otra parte la dedica a hacerle arrumacos para que ella piense que está contento de estar allí, en la discoteca glamurosa y selectiva Berskha, en el desfile de dependientas de Mango o Zara, o el camuflaje de Stradivarius. Ella le pregunta su opinión sobre cada camisa, camiseta, pantalón, bufanda o zapatos que examina desde todos los prismas posibles. Él alterna un “me gusta, te sienta bien ese color”, con el “no, no me gusta”, sin criterio alguno demostrable. Total, él lo que quiere es quitarle la ropa.

El Homo Centralis de género masculino exclusivamente, ya que no se ha podido ver a una sola mujer que hiciera lo mismo, investiga otros detalles mientras camina cabeza abajo. Cuando se entra en la primera tienda del centro comercial el detector de la entrada y salida, que por cierto no sirve de nada porque siempre creen que ha sido un fallo de la máquina o algo que lleves de otra tienda anterior, te marca con rayos infrarrojos para todo el tour. Si en la primera tienda te encuentras a otro de tu clase, saldrás de la última tienda con él. Si ves a alguien que no quieres saludar, en cada tienda por mucho que ella diga “voy a entrar en esta que siempre miro el escaparate pero nunca entro”, le verás incluso en esa.


Nota: Todo hombre niega ser un Homo Centralis, por lo que el estudio ha requerido de muchos años de anotaciones secretas para poder ver la luz.

9 ene. 2009

Silencio de luna

Ahuyenta los gatos, luna mía
ya afilaron uñas y levantaron lomo,
diles sin palabras que se vayan,
ya tuerto estoy, ya caí
en mi charco de sangre,
¡ay silencio de luna!