12 dic. 2017

Una tarde de fútbol en familia

Quizás fuera día dos de diciembre a las cuatro de la tarde cuando salimos de casa para dar un paseo. Quizás, solo quizás, porque lo vivo en presente y la fecha es solo el suelo donde ocurre la magia que dejo aquí descrita.
Con la pelota de fútbol de Gael y sin saber cuando volvemos porque llevo sin móvil todo este mes y lo aprovecho para deshacerme de la soga de las manecillas del reloj, nos vamos los tres a recorrer las calles de Almensilla hasta llegar al estadio del pueblo y cerca, en un campito de albero  jugar a el que mete se pone . Aprovechando que vivimos en un lugar tranquilo, de poco tráfico y cero stress, ocupamos los dos carriles o el carril de circulación. Como se hacía el siglo pasado. Uno a la derecha, otro a la izquierda y el que queda en el centro estando atentos todos a donde están los otros, el balón y si hay algún ruido ajeno al del pié lanzando la pelota. Si aparecía un coche, cualquiera avisaba: A la cueva de croods, viene un coche. Yo me quedo en el medio de la carretera hasta que los dos están en la misma acera. Entonces es cuando me uno a ellos hasta que pasa el coche.

Los croods es una película de dibujos animados sobre una familia de la prehistoria que usaban una cueva para refugiarse de cualquier peligro. El primero de la familia que usó esta expresión fue Gael y ya la hemos apadrinado todos.

Nos pasamos la pelota a un toque, no vale pararla ni pararse, directamente hay que soltarla. Si se mete la pelota debajo de algún coche ahí estamos los tres para cogerla, vigilar si hay peligro y aconsejar. Si uno se cae porque tropiece, ya los demás le preguntamos por su estado, él se levanta y seguimos llenando de colores vivos  cada metro que recorremos jugando. Pura magia. Gael tiene tres años, Yago cinco y yo treinta y ocho, pero sin embargo, todos somos una pandilla… nos reimos, protegemos, nos felicitamos cuando lo hacemos bien y aconsejamos cuando no está tan bien lo que he hemos hecho. Todo mientras sonreímos.

El camino es corto hasta el campo de albero aunque nosotros vamos lentos y paramos para descansar. Una de esas paradas es un barrio con casas abandonadas con aspecto de ser o haber sido okupadas, con un parque en el centro. Allí hay una pirámide de colores que escalan, les propongo un reto con pelota para los tres, cuando lo conseguimos seguimos. En ese barrio veo a una mujer con un niño en brazos de quizás un año y medio que nos mira con cara de asombro, como si estuviera viendo algo imposible: un padre jugando y disfrutando con sus hijos por aquella calle solitaria.   

Estoy cansado, como amante del fútbol que soy, de que solo se resalten los aspectos negativos de este deporte porque también da muchas satisfacciones y enseña valores importantes como la cooperación, el hecho de que siempre hay una nueva oportunidad para mejorar, lo que te hace vibrar, aprender a leer y el ser presente en cada momento.


El tiempo no se mide por un calendario, que no nos vendan la moto. El tiempo se divide en momentos, en mente positiva-mente negativa, vivir en pasado-presente-futuro. Esto es realmente lo que registra la mente: lo que se vive con intensidad.

21 feb. 2017

No hagas a los demas lo que no quieras que te hagan

Hemos aceptado, interiorizado, aprendido y aprehendido esta frase como segura sin discusión.
La he usado una sola vez en mi vida y sentido que estaba vacía, que no tenía alma. 

Hoy me paro a pensarla y analizarla. Yo la veo como egoísmo y llamada al pensamiento único. No encuentro un ejemplo en el que se pueda apoyar o no esta frase. Simplemente la entiendo como error para el crecimiento personal y social.
"No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan" es una aberración para mí, quizás para ti no. ¿O debería obligarte a que pienses como yo? Religiones y filósofos coinciden en que esta frase es una regla de oro. O mi mente es muy rara o no entiendo bien eso de "no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan". 
Por ahora me quedo con "haz lo que sientas siempre que no haga daño a otros".





































5 feb. 2017

Baño al sol

Llena la bañera mi fortaleza...
Serenidad budista, ojos verdes
Empatía sin juicios ni rencores
Puente dorado entre ángeles y humanos


Me enjabono con la luz de mis miedos...
Paternidad vacía entre grillos diurnos
Un volcán que no vuelca vocal
La sombra donde se sienta mi sombra


Me seco con las sonrisas del círculo...
Los niños jugando con la arena del parque
Los abuelos observan el caminar de las palomas
... y yo? Meditando en el bosque urbano