23 dic. 2009

Ausencia

...
Y ahora cómo se vive,
-me pregunto ya sin ti-
y ahora quién recita mis versos,
-me pregunta el poema-
...

4 comentarios:

Miguel dijo...

Realmente triste, invernal, pero muy ajustado en su brevedad al sentir de todos alguna vez, sin otra consideración que la precisa con pocas palabras. Ojalá fueses siempre tan transparente y poético.
Pero bueno,no sabes lo que me ha alegrado encontrar este nuevo poema en tu blog;a esto se añade que me encantan los poemas breves, ya que del resto se ocupa la resonancia de ellos en nuestro interior. Lo contrario, el gran poema arrollador, también me gusta, pero no como la estampa o la instantánea de algunas cosas del alma, el corazón o la mente,con la brevedad y concisión de las palabras. En esto soy muy oriental y humilde; desgraciadamente, sólo en eso.
Volveré a llamarte para ver cómo estás y animarte también a la lectura y la escritura durante la convalecencia. Espero que pronto recuperes tu vida normal, en lo posible, y no tengas que lamentar más otro revés como el de tu rodilla.
Salud, Pepe. Y gracias.

Marina dijo...

Oh!! parece que se marcho la voz del alma, estará de vacaciones y volverá seguramente, el año que viene.
Preciso y sentido poema. Saludos

pepe dijo...

Miguel, tenía ganas de probar algo nuevo, además se dio la mágica circunstancia de que sentía que tenía que dejarlo así, sin más ni menos. Me alegra mucho que te guste.

Lo importante de un poema no es la longitud sino lo que expresa.

Salud

pepe dijo...

Marina, el alma puede salir a pasear pero al final, vuelve a su casa, no le queda otra.

Saludos