18 ene. 2011

A vueltas con la ortografía


Adiós al guión establecido, adiós a las artimañas del truhán, ya no huí a ninguna parte, eso sí el camión seguirá llevando su bocina y el avión sus alas. Adiós a la ch y la ll que con esto de la crisis ya no son letras. Ahora el alfabeto son 27 letras.

Señoras y señores, la época de ahorro ha llegado a su domicilio. Hay que borrar tildes de los monosílabos incluidos los todos los pronombres, afilar la q y convertirla en k o hacerla imán como la c para términos extranjeros así que todos a consultar el origen de las palabras antes de escribir. Por fin podré corregir al todopoderoso Word y que se trague ese color rojo subrayado.
Encima, hay que adivinar si lo que leemos es un cero o una o. Rara actualización han hecho los maestros de la Academia.
Pero no se preocupen, como esto es España, escriban como quieran que seguro que se pueden acoger a algo.

5 ene. 2011

El poder de la subjetividad




Es el momento de aprovechar al máximo el poder de la subjetividad. Todo lo que ocurre a nuestro alrededor tiene causas y consecuencias y, quizá, cuando nos planteamos un hecho, dejamos al lado este magnífico poder que tenemos los humanos. Parto del convencimiento de que nada es negro o blanco, que no existe el siempre ni el nunca, sino que depende del ánimo con que afrontemos los acontecimientos. ¿Algo más subjetivo que el ánimo?

Parece que nos guste sufrir y elegir la proporción del color negro en vez del blanco. Nosotros mandamos en nuestros pensamientos, los creamos. Muchas veces decimos “me encantaría pero…” y eso no nos hace bien. Hay que arriesgar, de todo se sale antes o después, mejor o peor, y siempre hay un interruptor esperando para ser accionado y vuelva la luz para aquel que creía que se apagaría para siempre. Pensemos más en lo positivo de lo que nos ocurre, aprovechemos la subjetividad. Hay pocos elementos en la vida de cada uno que sean objetivos, la mayoría son subjetivos. Hay mucho campo abierto si hacemos que un haz de luz provenga del enriquecimiento de lo positivo, no ves que lo negativo son solo barreras destruibles con pensamientos positivos.

Se puede avanzar tanto en tantos campos si unimos la subjetividad y el positivismo, que si no lo hacemos es por miedo a ser felices.