19 dic. 2006

El arte de la ducha

Bruce Lee dijo “Be water”, y yo digo “ten cuidado con el water”. Porque al menos yo, no sé los demás, tengo todo un protocolo para ducharme digno de este maestro nacido en San Francisco pero con toda la cara de chino. ¿Se imaginan que pides comida en un restaurante chino y te la trajera él? Qué pelotazo de güisqui habría que tomarse luego.
Volviendo al tema, lo primero es dar dos o tres viajes al armario donde está la ropa, porque si no me olvido la ropa interior es el pantalón, o cuando cierro la puerta del cuarto de baño no tengo ropa para despues. La radio va encima del lavabo aunque me entre la paranoya de que me va a pasar como en las pelis de miedo. El vater es demasíado pequeño porque ahí va la ropa de despues, la que llevo encima y yo, por lo que aunque se arruge todo, al menos calentita va a quedar la ropa.
El momento en el que hay que poner los seis sentidos de mi amigo Bruce o los cinco de bizcochito el de Ally Mcbeal. Abrir una de las puertas de la mampara, pensar en cómo se debe poner la alcachofa de la ducha para que ni me roce cuando me vaya a meter, intentar ponerla bien… cosa imposible porque alguien la pone queriendo mal (o no). Con los pies fuera de la plataforma de la ducha y haciendo malabarismo, máxima potencia y agua caliente, tanto que en breve el vapor empaña casi todo el cuarto de baño. Es pequeño. Tengo pedío uno de porcelanosa que tiene la preysler en su casa. Es que si entro con el agua fría, puedo convertirme en un cubito de hielo y prefiero quemarme en la hoguera como Giordano Bruno por hereje.
Rápido, muy rápido, saco la mano izquierda y con la derecha encajo una puerta con otra. Siempre lo hago al revés, lo que supone un contratiempo. Me he librado de la quema. Cuento “1, 2, 3” y para adentro. Si todo va bien, no hay gota que haya siquiera humedecido mi cuerpo. Entonces cojo la palanca que decide la temperatura y lo pongo que ni para ti ni para mí, en medio. Ya me puedo duchar tranquilo, abriendo y cerrando el agua para gastar lo menos posible, que veo luego en la tele lo de “por un litro de agua…” y la factura de emasesa con la foto de mi hermana Myriam que trabaja allí y me felicita si dejo el agua correr mucho.
Así que ten cuidado con el Walter porque puede matarte si es que mientras te duchas no vives Psicosis, o dejarte relajado.

16 dic. 2006

Regalos

El día de reyes es un rollo, o quizá más bien habría que decir "los preparativos".
Hay que regalar sí o sí, porque da igual si has sido bueno durante el año o si casi no te hablas con algún familiar. El que no regale es que no quiere a nadie y/o es eogoísta. Y eso requiere un doble esfuerzo; debes salir a comprar cosas por... y además debes encontrar algo a todos. Que guste o no el regalo que hagas es lo de menos, lo importante es regalar.
¿No sería mejor regalar a quien te de la gana?

13 dic. 2006

Anoche

Anoche medio dormido, con la oscuridad solo perturbada por el reflejo de alguna ventana de mi patio, con la televisión y el ordenador apagados y con la alarma puesta para el día siguiente, tuve la impresión de que dormiría y ya no volvería a despertar. Tenía la mano derecha en el corazón y la izquierda en la barriga. Sentí miedo porque a muchos les costaría superarlo, porque me iría con muchas cosas pendientes y por no despedirme de las que personas que más quiero.
Pero también sentí la alegría de haber sido sincero y poco reservado (cosa que me sorprende porque los 21 años del siglo XX que he vivido he sido bastante tímido y acomplejado), y por tanto, sé que las personas a las que quiero se lo he dicho y las que quiero menos o nada pero no odio, porque no odio a nadie salvo a una persona que hay en Constantina, también lo saben, porque estoy muy contento de ser quien soy y de compartir mi vida con quien la comparto. Además de que para mi asombro, he sido ejemplo de superación para algunas personas.

11 dic. 2006

Quien tiene un audímetro, tiene el poder

Tengo un audímetro en casa. Para los que no sepan qué es les diré que es un aparato colocado en tres mil y pico casas y que teniendo en cuenta que hay un total de nueve mil personas controladas por esos audímetros, nos damos cuenta de en qué consiste el timo de las audiencias y los gustos de los telespectadores. Este es el momento de llamar a Iker Jiménez (o no) y centrarme en la televisión, epicentro de cualquier hogar.

Teniendo en cuenta que somos muchos millones de personas los que oficialmente y extraoficialmente vivimos en España, puedo decir que tengo mucho poder de decisión. Sí, soy más importante que mucha gente porque si veo un anuncio de detergente, oficialmente hay millones de personas que lo ven, si cuando me acuesto dejo toda la noche el canal 47 quiere decir que España se pervirtiendo y pasa de los interesantísimos combates de boxeo entre políticos que acaban con los espectadores manchados con sangre por el cuerpo mientras los boxeadores se van de copas y sin rasguños.
Creo que para que los periodistas crean que los gustos de la audiencia están cambiando voy a dejar puesto cuando me vaya de vacaciones antena 3 y ya veremos como a la vuelta hay muchos sociólogos que se dan cuenta de que antena 3 es la mejor cadena.

Está bien esto de formar parte de la élite española.