29 jul. 2009

Soy sioux





Llegael momento del señor de la guerra
de coger barroy pintarme la piel,
grito desde la colina que sé cantar,
aalguien le llegará mi voz sin gallos.

ando desnudo subiendo la gran montaña,
no llevo más queun taparrabo, tres plumas
un arco y tres flechas en laespalda,
las nubes me llevan a la cima.

aquí, arriba se ven los fuegos de los vaqueros,
las dunas y serpientes disfrazadas con papel
deexperiencia, fechas y adn.

comienzo la bajada y a cien metros me paro,
inspiro fuerte, respiro suave,
alzo los brazos, le habloal sol
y camino hasta que una bala me atraviese.

27 jul. 2009

Sí, solo si

somos animales domesticados
desde arriba, al lado o abajo,
somos un borrón
de ciencia, religión o tradición.

somos tantas etiquetas
que se nos olvida el ego,
si las rompemos caemos,
si nos las cosemos desaparecemos.

Que pena que no exista la libertad

13 jul. 2009

Candida y su historia

Esta es de las cosas que me gustan de la vida, estas casualidades. Coincidí hace nada con una mujer mayor, 75 años dijo que tenía, en un kiosko de prensa. Se puso a hablar conmigo, primero sobre el cielo y el infierno y luego ya me contó su perra vida, y no en el sentido de vagancia, sino de piedrecillas y pedruzcos que se había encontrado en el camino. Mucha gente le habría cortado y seguido su camino, pero no quise ni eso ni desconectar. Es algo muy rico lo que se siente cuando alguien te cuenta sus cosas y sabes que tu silencio le basta y sobra para sentirse mejor. No sé que le hizo pararse conmigo, sé que me alegró que lo hiciera.

No me voy a detener en lo que me contó pues es fácil adivinar lo que le pudo ocurrir a una niña de la postguerra que se casó con el hombre equivocado y dedicó su vida a las buenas obras, las que realmente importan sin darle más valor al dinero que un medio para ayudar a familialres, amigos o dando una gran propina a desconocidos. Al final me dijo que yo había hecho la buena obra del día escuchándola. Supongo que una buena obra es eso, ayudar y ser ayudado.

Las dos suertes

Se dice que todo tiene un orden interno, que si aquí hay mucha gente rica, allá hay mucha pobre, que si mi color es el rojo para otro es el amarillo, que si uno quiere futbol otro telenovela, que si un roba otro da, que si alguien tiene mala suerte hay otro al que todo le sale a pedir de boca

Debe haber alguien que elija la caja que elija del supermercado no espera cola, que delante suya no hay nadie que al pagar se encuentre sin crédito en la tarjeta, que todos sus artículos pasan sin que la cajera tenga esribir número a número el código de barras, que nunca sea el primero al que le dicen “no, la caja está cerrada”, alguien a quien si se le antoja algo, lo ve rápido, alguien que no pierda nunca la cartera, ni libros ni llaves.

Quiero felicitar a ese alguien y decirle que soy el tonto que está al otro lado del mundo y que se equivoca constantemente. Gracias a su existencia, tardo diez minutos en lo mismo que esa persona tarda dos. No soy el único que quiere felicitar, muchas veces miro a otro como yo y no nos queda otra que reirnos. Si nos pusieramos de acuerdo todos los que erramos en las cosas del día a día y copáramos todas las cajas de un supermercado o estuviéramos en la misma cola de la gasolinera... ¿habría un apagón? ¿colapso? ¿ese día cierra antes? ¿dejaría de haber petróleo? ¿subiría todo?

Tienes suerte, querido amigo, mientras yo viva nunca esperarás colas.

8 jul. 2009

Vuelo mundeando

Mi alma viaja lejos, muy lejos,

dejando una estela de sangre,

siento personas alrededor de una hoguera,

vuelo más allá de volcanes y simas.


No paro de sufrir y disfrutar,

no paro,

observo el vuelo de las aves

y me dejo llevar entre nubes.