27 oct. 2016

El mal del miedo

Creer que el miedo es un rival pendenciero
Es un error garrafal, embustero,
Una falacia de la sociedad de sombrero,
Un molino quijotesco, la espuela del vaquero

Luchar contra el miedo es cerrar un ojo
A la libertad echarle el cerrojo
Hacer del alma un simple rastrojo.


El miedo es luz, enaltece al ser,
Un abrazo pererne al amanecer
Un te quiero que desea florecer…
Un musa a mi parecer

Lo usan las religiones como serpiente
Los políticos como discurso recurrente
¡Nos han martirizado literalmente!

Aceptar el miedo no te hace grande ni pequeño
Te hace conectar con tu sueño,
¡No frunzas el ceño!

Vive el miedo como vives la vida,
Como brebaje del druida
¡El miedo es afirmación, no huida!

26 oct. 2016

Renacer entre rimas y respuestas

Camino por el camino de mi vida
Descalzo y con heridas
Esta es mi ley asumida
Ser en todas mis piezas bendecidas.

Soy semen de la esencia
Me deslizo como río de manantial
Del águila soy su paciencia
Del sol su danza tribal.

Escribo cada palabra del poema
Como soneto a mi oda
Voy viendo la luz de mi lema
La luz de cristal me acomoda.

Me trago las piedras de la envidia
Sangro todo aquello que envenena
Me presento a los demás como toro de lidia
Mi corazón ahora sí drena.

Ante mí, cerquita, hay un paisaje renovado
Con su bondad y maldad, egoísta y altruista
Montañas de retos jugando a ser océano calmado
Ofrendas de la Madre que me mostró un monje budista.

No habrá al mediodía más ilusiones rotas
No habrá cuchillo descuartizando seres vivos
No habrá cobijo para carnes rojas e infinitas gotas
No habrá por mi mente delitos masivos.

No me busques de nuevo en cada esquina
Tengo los pies listos para una balada
Las caderas se despiden de la rutina
Mis ojos oscuros son luz en la historia acabada.

Nueva es mi garganta, mi voz y mi barba
Nueva es la caída que espera
Nueva es la arena que mi mirada escarba
Nuevo el espejo que una vez deseé se rompiera.

Mi vieja sábana de franela yace en la tierra
Mi viejo libro de sociales ya no vale
Mi vieja sombra de ciprés ya no es mi guerra

Mi viejo cajón de vaqueros de plástico ya no sobresale.

21 oct. 2016

Equipaso

A veces los hijos empiezan los días más conectados a la Naturaleza de lo que quisiéramos como padres urbanos. Yago y Gael después de abrazarse, que siempre es lo primero, saltaron en la cama, jugaron como monos... y Carmen pensó en uno de los valores más importantes que les hemos inculcado: El trabajo en equipo. Soy muy futbolero y desde que Yago empezó a jugar con una pelota, le intento transmitir lo bueno del fútbol. Con Gael y sus queridos dos años aunque él dice que tiene más, hago lo mismo. Si uno de los cuatro derrama agua por la mesa, nos organizamos rápidamente sin pararnos en culpas y luego unimos las manos. Si uno se cae, ahí estamos todos. Un partido lo gana o pierde el conjunto de personas, no una sola.

Bueno, que me dejo fuera lo que iba contando del inicio del ritual. Carmen les dijo:  Unimos las manos como equipo? Lo consiguieron. Se repartieron las tareas y se fueron al cole. Otro día, llegué temprano para vestirlos y cuando uno de los dos me dijo Unimos las manos? Me quedé a cuadritos. Las unimos y dijimos E QUI PA SO.

En el lenguaje familiar siempre ha estado el concepto equipo pero no lo habíamos convertido en ritual. Ahora lo usamos después de resolver un conflicto o como herramienta para conseguirlo o para agradecer el apoyo de los otros. Uno de los momentos que más veces unimos las manos es cuando vamos de paseo. Ellos en bici y yo andando, ellos cada uno a su ritmo y yo de puente. Cuando hacemos descanso nos animamos con un E QUI PA SO.

2 oct. 2016

Tiempo de Hem o de Haw

Ya. Es una idea descabellada para cualquiera que me conozca, incluso para mí porque tengo metido en la cabeza un Yo no puedo solo como la Catedral de Sevilla.
Muros más altos han caído.

El camino de Santiago puede ser el lugar ideal como escenario de una etapa de mi búsqueda de queso. No visualizo nada más potente que verme solo en un lugar desconocido en el que decidir simplemente escuchándome e ir matando mis miedos.

A priori me digo "haz como Haw" y quédate en tu zona de seguridad. Desde ahí también puedes encontrar queso. Apóyate en, apóyate en y llegarás a tu queso nuevo. O me digo a mi mismo que eso es solo un libro, que la realidad es otra cosa.
Si vuelvo derrotado qué. A ponerme excusas, a echar la culpa a otros... no, gracias. No quiero verme en eso.

¿Pero y si hago caso a Hem y vuelvo victorioso? (Aquí hay un vacío en mi mente que dura minutos). Ni visualizarlo soy capaz. Ni rellenar con letras este espacio para que sea un párrafo extenso.
No hay que mortificarse. Roma no se construyó en un día.

La idea ahora mismo es ver en Internet las distintas etapas que podría hacer, escucharme e ir a por la ruta elegida, dar vueltas a cómo le digo a Yago y Gael que me voy de viaje sin ellos, buscar fecha, financiación y decidir un orden de acción para todo esto.
No es definitivo, solo una idea. Si siento que no, será que no.

No se puede saber el final de un libro en las primeras páginas.