19 jul. 2006

hoy y mañana

"hoy" forma parte de mi personalidad, esa que tienen que aguantar mi maravillosa novia que lleva casi cinco años aguantándome y mucha gente que me quiere.

Esto es alguien que tiene un 80% de escorpio, que un día en el que todo le va bien... se hunde, se muere en vida, y en poco tiempo vuelve a sentirse vivo y disfrutando de los placeres. Resucitar es un verbo que se hizo para mí.

18 jul. 2006

hoy

no me puedo quejar de nada, tengo una novia maravillosa, en el trabajo estoy agusto, mi familia está orgullosa de mí. Sin embargo, fíjate cómo va mi día despues de estar 4 horas despierto...

Hoy la capa de mosquetero
La he dejado en el armario,
Hoy Cyrano no respira tranquilo
Está en mi entierro.

Se ha caído el interruptor
Y solo veo un desierto,
Un desierto sin oasis
Un camello sin jinete
Una poesía sin rima
Que muere sin palabras.

Todo desaparece y estoy solo,
¿Alguien ha visto a Cyrano?
Si al menos viera a Pepe…
Soy un lunático sin luna,
Un escorpión sin aguijón,
Mi alma se la quedó Descartes.

Quiero ser YO o al menos yo.

17 jul. 2006

Papá

Por encima de ver mi nombre en un periódico y de que mi jefe pueda estar contento, hacer feliz a mi padre y ver lo orgulloso que está de mí, es lo mejor que me ha pasado desde que estoy de becario o de "negro" en una redacción... según se mire.

10 jul. 2006

Dicotomía

deseo chillar de alegría pero a la vez de impotencia. Desde hace un tiempo las alegrías me aportan algo positivo y su opuesto.

El fin de semana pasado publiqué por primera vez en ABC y el próximo una entrevista que ya colgaré aquí.

huelga decir porque no es solo motivo de alegría.

La vida es un rodillo que no se para nunca.

9 jul. 2006

tercer capítulo de ESPEJO

Félix volvió a la orilla de aquella playa en la que había ese extraño espejo y se sentó donde las olas acaban su camino de ida y vuelven a los regazos de su madre, la mar.

Allí se encontró paseando a la bella Leonor que por la delicadeza de sus pisadas no dejaba huellas por donde pasaba y le dijo “hola, soy Félix ¿y usted? ¿Hay alguien más en este lugar?”. Ella con su dulce y bajita voz le contestó que se llamaba Leonor, que vivía en una casita que había más allá de los árboles que se veían en línea recta, y que ella supiera no había nadie más. Cuando ella llegó solo había un espejo que no pudo levantar.
Decidieron sentarse, ella a la derecha y él a la izquierda. Quizá medio metro de distancia les separaba. Hubo un minuto de silencio compartido en el que él con su mirada característica que le hace parecer ausente, se dedicaba a coger pequeñas conchas que estaban depositadas sobre la arena y las lanzaba al mar para conseguir que éstas dieran el máximo de saltos sobre el agua como si estuviera lanzando ranas, y ella simplemente observaba el camino hacia la muerte de las olas que llegaban a rozarle sus pies y su cara denotaba pena por ellas.

Mientras cada uno hacía algo distinto compartieron una conversación muy interesante de tipo escolástico pues no llegaron a un pensamiento único, y así fue como transcurrió este encuentro con el sol y el agradable ruido de una playa en silencio cuando solo se percibe la mar.

Félix: Ha pasado un ángel, ¿no crees Leonor?
Leonor: Yo he sentido una presencia extraña pero linda a la vez y luego un escalofrío que duró tres segundos. ¿Tú crees que existen los ángeles?
Félix: Yo me refería a que ha habido un silencio prolongado. Cuando pasa esto, en Sevilla decimos que ha pasado un ángel. Pero ya que lo preguntas, pienso que existen y que están más cerca de lo que muchos piensan. Hay quien cree tener un ángel de la guarda que le ayuda a librarle de sus problemas e incluso le aconseja, pero yo estoy seguro de estar rodeado de ángeles, pero sin alas y con cuerpos visibles, voz y alguna que otra preocupación personal.
Leonor: mi idea, el pensamiento que me anima cuando estoy pasando por un mal momento, es que hay un bello ÁNGEL, una luz que cuida de mí para que nunca llegue a agobiarme. No se le puede ver, es cierto Félix, pero se puede notar su presencia o las raras veces en las que esa energía está ausente. He llegado a esta playa después de tener muchos problemas en mi reino. Necesitaba un cambio y sin saber cómo, aparecí aquí justo después de mirarme en uno de los espejos que tengo en mi casa.

Igual que una bañera se llena lentamente y se vacía rápidamente, Leonor después de esto, se levantó y sin sacudirse la arena que suele quedar impregnada en la ropa, pues no tenía, se fue y desapareció entre los árboles.
Félix siguió allí sentado en la orilla el resto del día, cuando llegó la noche se quitó toda la ropa, cogió su cuaderno y su bolígrafo y empezó a escribir en él:
“Triunfante admiro la noche, la inspiración de la pluma, su belleza mi papel dibuja. Ni río de plata ni aurora boreal, solo quiero que pase el sol para descubrirte cada noche. De agua mi cuerpo frágil y cambiante, de ti mi alma valiente y ágil. Mis sueños son tu alfombra”.

Llegó el momento de unirse al mar y la luna, y allí estuvo al menos una hora empapándose de la fría agua y viendo solo lo que la luna quería enseñarle en una noche en la que solo se podía ver la constelación de Escorpio y la Osa mayor.
Después de este baño soñado durante toda su vida desde que de pequeño se iba a las piscinas de Sevilla para quitarse el calor en el que se veía sumido por las altas temperaturas del verano sevillano, buscó el árbol más cercano con sus marrones ojos y se secó con una toalla que casualmente estaba en una rama de aquel árbol que por su belleza y grandeza era conocido como EL ÁRBOL DE LA VIDA.
Se quedo dormido tras ponerse la ropa de nuevo y apoyarse en el árbol, pues el frío que tenía al salir del agua fue suplido por el cansancio de un día demasiado completo mentalemente.

7 jul. 2006

reflexión

Me siento en una silla de mi terraza. La penumbra, luz de la noche, le da aire fresco a este momento.
El ruido del avión, semáforos que cambian…
LA VIDA YA NO SE VIVE,
LA VIDA YA NO ALIMENTA
UNA SONRISA YA ES UN TESORO
Sucesos tristes nos bombardean, ya no existe la locura en el buen sentido, la sorpresa se cayó por un barranco, la luz de la noche asusta (no acompaña), la vida se lucha, las ciencias cierran el paso a las letras, las estrellas son símbolos de tiempo pasado, presente y futuro.
Hace frío y quiero gritar pero si no hiciera frío no estaría aquí y si gritase pensarían que estoy loco.
Las nuevas tecnologías reemplazan la poesía, las flores del campo no gustan tanto como un CD de operación triunfo.
Sueña con pasear por la noche con quien más quieras porque ya no se hace, se va en coche por miedo.
Dicen que el amor es un hilo pero ¿y la amistad? ¿Un beso? ¿Una palabra? ¿Un hecho?.
No quieras creer que la vida es un hilo o el hilo te matará pero él seguirá igual.
¡Qué difícil es vivir con tanta tecnología!
Lee un libro antiguo y luego verás que hay varias maneras de vivir la vida (si es que se puede decir “vivir la vida”).
Imagina que una persona que vive en el campo con su agricultura y ganadería, sus estrellas y la noche, el gallo como despertador, sin TV, con tiempo para filosofar…
Llega a la ciudad.
¿Qué se encuentra?
Piénsalo: anota cada pensamiento de una hora sobre la pregunta y cuando acabes léelas y responde: ¿avanzamos o retrocedemos?

6 jul. 2006

Más que simples palabras en los blogs

Las palabras, ¿son más que simples grafías? Pues sí, una palabra por sí misma es una grafía, pero también es un sentImiento, un razonamiento soslayado, una evolución y otras cosas. Si se lee una palabra, ésta está tumbada, yace en el papel y dura lo que se tarde en pronunciarla, pero para eso son las grafías no las palabras. Una palabra bien escrita y sobre todo bien leída (no te sorprendas porque hay muchas formas de leer según el lector y la palabra) debe levantarse o hundirse. ¿Debe ser leída igual una palabra que evoque un sentimiento positivo que otra, por ejemplo, que haga que nos creemos una imagen en la mente de un mueble, por lo común de madera, que se compone de una o de varias tablas lisas sostenidas por uno o varios pies y que sirve para comer? ¿Se lee igual dictadura que libertad? No, gracias. Las palabras con más sentimientos se escribía en los diarios hasta hace poco, véase el diario de Ana Frank o el de cualquiera de nosotros cuando estábamos viviendo la etapa preadolescente. De todos es sabido que la palabra "diario" ha dejado atrás su significado íntimo para pasar al otro extremo, el de la publicidad y publicación en el medio más usado por todos los que pertenecemos en mayor o menor medida al mundo globalizado, el mundo de internet y los internautas. Desde hace mucho tiempo te sentabas en la cama cuando llegaba la noche y con una luz ténue te dedicabas a escribir en tu diario, pensabas transcribir con tu bolígrafo preferido cómo transcurrían tus días con la seguridad de que no lo leería nadie más si tú no querías, con lo que ello conlleva. Pero avanzando o retrocediendo, los tiempos cambian y ahora se cuentan en el blog injusticias, cantos a la libertad, nuestros gustos, nuestros yugos y todo lo que nos suceda en nuestros días y sonreímos cuando alguien nos escribe un comentario, “qué detalle” decimos y a veces contestamos agradeciendo su participación en nuestro diario. Así pues, hay que darse cuenta de que antes las palabras más íntimas se escribían en diarios y ahora es el blog el que nos sirve de pañuelo de lágrimas o altavoz de nuestros sentimientos y obras más o menos destacables. Aunque hay raras excepciones, lo común es que nos coloquemos en la mente tantas máscaras que nos sea casi imposible saber quienes somos realmente o que nos conozca el resto de las personas. Creo que hasta ahora, internet no ayuda a que la sinceridad sea un valor de la sociedad actual, sino que aporta refugios en los que introducirse si lo que se quiere es ser un camaleón y no un luchador. Hay que dejar de lado de una vez por todas el `todo vale´ para que los demás tengan una buena imagen de nosotros, y romper las máximas máscaras posibles. El blog debe ser el lugar donde defender nuestra personalidad y poder levantar así la bandera de la verdad y la autenticidad dejando atrás la falsa buena imagen. Un diario abierto al público.