25 jun. 2009

Un río, una vida

No es principio ni fin,
este mundo no empieza con mayúsculas
ni acaba en punto.

Esto es un río que va a la mar,
somos agua, salada o dulce,
somos piedras, pesadas o ligeras.

No caminemos hacia el punto,
no veamos la muerte como abismo,
somos realidad o sueño.

Cada impulso es un paso presente,
cada pez es experiencia,
cada barco es grito o silencio.

Aprovechemos el sol para andar,
aprovechemos el esplendor de la luna,
aprovechemos el aire.

Nacemos manantial,
luego, de mar brazo,
pero no hay fin.

Quedamos como idea,
caemos como lluvia
y vamos a parar a otro río.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Querido Pepe: Este último poema mejora con respecto a los anteriores. Es como un sol tibio que calienta tus cavilaciones, a mi me parece, que enamoradas del agua de una manera realista, escasamente simbólica, con barcos y peces, mantial y lluvia, pertenencia también al eterno retorno o a la fusion impersonal que nos compara a todos con un mismo destino: otro rio, otra vida.
El caso es que este poema parece más ordenado, singular; pero todavía me molestan (esta vez pocos)algunos aspectos formales que seguramente se deban a un nudo psicológico que te ciega y no adviertes. Prefiero no señalarlos, sino que tú sigas la pista del propósito que te anima y te preguntes si el poema está logrado.

Bueno, me han encantado los comentarios que haces al regalito que te envié. Es una poesía asombrosa y la música de Amancio Prada no puede ser mejor. Como dice la expresión inglesa, uno se queda "in oh".

Ah, y si dejamos de escribir, podemos hacerlo simultáneamente, pero dejar de ser amigos, nunca.

Tienes unas ocurrencias...

Salud, joven poeta. Eres valiente.

pepe dijo...

ya, Miguel, espero no dejar de ser amigos y colgar el cartel de "Cerrado por reformas". Quería un poema sencillo, como bien dices, usando palabras comunes sin metáforas o versos que salgan del común. No puedo decir que esté acabado, pues para eso tendría que dedicarle horas, dotarlo de otro ritmo y huir de palabras repetidas.
Gracias por lo de valiente, aunque no creo que lo sea, más bien comodón.
Me alegra que veas mejoría.

Salud, amigo