8 jul. 2009

Vuelo mundeando

Mi alma viaja lejos, muy lejos,

dejando una estela de sangre,

siento personas alrededor de una hoguera,

vuelo más allá de volcanes y simas.


No paro de sufrir y disfrutar,

no paro,

observo el vuelo de las aves

y me dejo llevar entre nubes.

1 comentario:

Miguel dijo...

Bueno, Pepe, mi querido amigo: como te conozco, creo que un rato de playa entre amigos,el contacto reciente con el mar, tu propia perspicacia y comprensión de la vida, motivada por tu mala salud que a ratos se olvida, y, sobre todo, tu juventud interrogante y arrollada por lo que se te va ofreciendo, han propiciado un poema más amable y sencillo que, aunque no suene todavía, se aproxima por su contenido a la verdadera poesía. Pero, por encima de ella, creo yo, disfrutar de la vida es un arte tan difícil, que me alegra que lo practiques con avaricia, aunque meramente consignes en tus versos el valor de tus
experiencias.
Muchas gracias. Salud, amigo.