28 may. 2009

Agua de mar

echo,
derecho
cae al techo,
Salta a mi pecho,
la sequía al acecho,
lago crea en mi lecho,
de tus letras estoy hecho.

2 comentarios:

Miguel dijo...

No sé qué añadir a esta sucesión de versos con rima consonante, que tienen el objetivo de compartir una experiencia poetica que aún no acabo de apreciar. Supongo que, tal confidencia de tu poema, es una declaración amorosa, una aridez previa que la gracia inunda aunque tampoco cumpla aún su objetivo, a mi parecer.
La "sequía al acecho" (me gusta) déjala estar. Si conservas el entusiasmo por la poesía experimental (no me extrañaría que alguna vez te decantaras por ella) y dejas a un lado tu empeño de expresarte de esta manera extraña y desafortunada, irás aprendiendo entonces de los errores y los aciertos que, si duda,tu poesía tiene. Bueno, amigo, qué te voy a decir que ya no sepas.
Salud, joven poeta.

pepe dijo...

No esperaba tal interpretación por tu parte, aunque ahora que la repaso, entiendo que le encuentres el punto amoroso. La interpretación del título y la observación del crecimiento de los versos, puede llevar al lector a pensar que solo es un juego de palabras, que es una declaración de amor (Cyrano moriría si resucitara y viera esto) o poesía erótica.

Raro sería y he ahí uno de mis errores, como dartacán con su espada de madera, que se entendiera como yo quisiera. Le escribo a la inspiración.

salud, amigo