27 sept. 2010

La jugada maestra de Zapatero

Estamos ante otra jugada maestra de Zapatero y compañía con esto de la huelga general del 29-S. Según el manifiesto de la huelga y teniendo en cuenta los convocantes, esto me huele a ejercicio ejemplar de demagogia para dar marcha atrás.
El gobierno no tiene respaldo popular, los trabajadores no se sienten respaldados y la reforma laboral que está en curso, solo favorece a empresarios con problemas económicos. CC.OO. y U.G.T. son brazos del gobierno y a través de ellos quieren engañar a los ciudadanos. Me temo que las consecuencias de la huelga pueden ser una supuesta remodelación de la reforma laboral y ganarse el apoyo de los votantes, al hacernos creer que sentarse a “negociar” con los sindicatos es una forma de rectificar escuchando a los demás, pensando que somos tontos y no conocemos la relación entre todos estos. Alguien puede pensar que no es Zapatero el que está detrás de la huelga, pero esta es mi impresión: Jugada maestra de Zapatero.

Si esto sucediera como preveo, conseguiría unos puntos interesantes en esos sondeos que nadie se cree, salvo los que están dentro de ese universo lleno de mítines y fotos al que nadie echa cuenta y se llama escenario político.

10 sept. 2010

El misterio del bolso

-Coge el móvil que está dentro del bolso, en la entrada de casa.

Parece fácil hacerlo, incluso parece que no cabe el verbo conseguir. El bolso del tamaño que sea es todo un universo misterioso. ¿Qué hay dentro? ¿objetos animados o inanimados? ¿tiene memoria y solo una mujer puede encontrar lo que busca? ¿hay una cremallera secreta? ¿por qué hay de todo menos lo que busco y si es la dueña lo coge fácil? ¿el bolso es como el chicle?
Dicen las mujeres que no necesita manual, que hay poco espacio, que solo metiendo la mano y palpando se puede encontrar el móvil. Se me hace un mundo infinito encontrar algo dentro. No es cuestión de que esté oscuro o que la luz entre, tampoco que sea de material rígido o tocando la parte exterior se pueda saber lo que esconde, la cosa es que se me hace imposible encontrar cualquier cosa que quiera. Eso sí, buscando un móvil puedo palpar de todo... objetos blandos, duros, circulares, cuadrados, rectangulares, amorfos pero nunca el móvil.
Ya me gustaría sonreír y conseguir el tesoro, porque una vez en materia, la búsqueda se convierte en eso. El final siempre es entregar el bolso completo y quedarme con cara de admiración viendo que ella en pocos segundos lo consigue y yo hace nada, me fui lento y con miedo a pasar la prueba con éxito.
El final es casi como el principio:
-Te dije el móvil, no el bolso entero.