6 may. 2009

Somos

SOMOS, increíble palabra. El verbo ser con sus virtudes y defectos, la primera persona del plural con su consiguiente unión del Yo de dos o más sujetos, y capicúa, el concepto que iguala culturas orientales y occidentales de lectura.
La S, ese discurrir por la vida dando bandazos desde que se empieza a escribir, perdón, a vivir. La O, el momento eterno desde que se aprieta la pluma, perdón a abrir los ojos, hasta que se suelta en el mismo sitio donde se empieza, perdón, cuando se cierran los ojos. La M, el subidón, toma de aire y bajón al besar.
SOMOS, al pronunciarlo, primero emitimos el caminar de una serpiente, luego el beso tímido en la unión de las auras y finalmente, vuelta a la serpiente. Afortunadamente, esta palabra está tan dentro de nuestra psique, que no solemos pararnos a pensar en lo que es.

2 comentarios:

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Muy bueno, Pepe. Lo he pasado en grande siguiendo el hilo de tus ideas, con la fortuna de que te conozco y no me extraña de que escribas un texto así, rescatándolo de tu silencio elocuente que tanto me admira. Volveremos a él, en nuestra próxima cita. Qué bien, tío.

pepe dijo...

Gracias Miguel por haberte divertido con mis cosas. Ese es uno de mis problemas, que si no se me conoce es difícil seguirme el hilo por los saltos aparentemente que doy. Habrá que mejorarlo.