12 may. 2009

Me quedo

Me quedo debajo del puente
construido con besos y caricias,
me quedo mirando la gente
que pasa por encima de mí,
mientras el sol ascendente
me lleva al galope por palabras
formando frases de forma frecuente.

Saldré cuando aparezca la serpiente
que metí en el bolsillo
si no me hinca antes el diente,
pasearé como las olas
que no van a la rompiente.

Aquí tengo todo lo que quiero,
todo lo dicho y oído atentamente,
todo lo tocado y hundido,
cada gesto y abrazo valiente.

Mi puente se erosiona con la fuerza
de un viento de levante,
se pinta de colores si cojo la brocha
y se ilumina con el sol ya descendente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

guapoooooo

pepe dijo...

Graciaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa