29 oct. 2006

Receta de poeta

Ser poeta es mi manera de estar solo. El arte de escribir consiste en decir mucho con pocas palabras. La misión del arte no es copiar la naturaleza, sino expresarla. El artista es un loco que, quizás, tiene un nivel de lucidez mayor que el resto de las personas, ya que ha encontrado la manera de exorcizar sus fantasmas personales a través de su creación. La poesía es un arma cargada de futuro. Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo llevaba dentro. La primera tarea del poeta es desanclar en nosotros una materia que quiere soñar. Los poetas son hombres que han conservado sus ojos de niño. El poeta ve lo poético aun en las cosas mas cotidianas.
Los dioses facilitan el primer verso; los demás, los hace el poeta.

Ya ven que se ha escrito mucho sobre la única profesión libre y, para los anónimos, gratuita.
La receta es sencilla para serlo. Primero hay que saber escuchar a los dioses (aún siendo irracional, es la mejor explicación que encuentro a cómo se rellenan los primeros versos). Luego, hay que buscar un contexto ideal en el que se unan palabras que, escritas en otro contexto, sería imposible que estuvieran juntas. Ya tenemos claro lo que queremos expresar. El engranaje de las palabras adecuadas y si queremos añadirle rima, es casi lo último. Queda cerrar la poesía, que se puede hacer de varias formas pero debe tener conexión con el primer verso.

No hay comentarios: