23 abr. 2007

La nueva guerra (II)

No quiero que cunda el pánico entre la población, aunque sea que nos atañe a todos. Ahora mismo, se están dando multitud de episodios de esta guerra fría.

Como si fuera un reportero de guerra, voy a enseñaros algunas claves más que os mantendrán alerta y hará que no bajéis los brazos.

El equipo B ha puesto sobre el tapete un arma que debe hacerles vencer, es secreta y no ha sido fácil darse cuenta de ello.
Os voy a contar una prueba que han hecho para comprobar su valor real:

Un joven de unos 22 años dejó el centro de mando vestido de uniforme con su camiseta gris y la siguiente inscripción “Al mayor lo veo pequeño y al pequeño ni lo veo”, unos botines negros, un pantalón Quiksilver gris oscuro y con él iba el arma secreta, la que solo usa cuando se está en alerta roja.
Se dirigió a un kiosco de periódicos, y se paró delante de las revistas del corazón, esperando a realizar la prueba. A esto que se acercó un hombre del equipo A con pelo blanco, barriga pronunciada y camisa blanca con el botón más alto desabrochado dejando ver sus galones. El joven cogió la revista Hola, el mayor el ABC. Los dos tenían que acercarse a los cincuenta centímetros de superficie de la bandeja donde el ganador de la batalla debía dejar su dinero y recoger el premio que si en metálico no era de gran valor sí que lo era como victoria moral. El hombre dio un paso definitivo que atrajo la vista de la dependienta, todo parecía apuntar a que otra vez saldría victorioso el equipo A. Entonces fue cuando el joven tiró de la cadena y su perro hizo lo que tenía que hacer, apartar al componente del equipo A. La mayoría de los días el joven se va cabizbajo pero esta vez no, la sonrisa de oreja a oreja que le mostró al hombre le sirvió para anotarse un punto.
El equipo A debe hacer una reunión de urgencia porque el mapa de la guerra ya no está tan claro. Seguro que pronto daremos buena cuenta de ello.

No hay comentarios: