18 oct. 2011

El boxeador

Un directo al mentón de la hipocresía
gancho a la mandíbula del dinero
crochet al hígado de la prepotencia

No hay derrota en el corazón
sino combinación de golpes al cielo
no hay mente asesina
solo esquivar la negación del YO

Brazos seguros en cada palabra
sonrisa inteligente de los guantes
caderas flexibles para la paciencia
piernas ágiles para asaltar la mediocridad

El boxeador aprende de los golpes dela vida
renueva sueños en cada asalto
actúa para no caer en espiral de silencios con eco

6 comentarios:

tecla dijo...

Magnífico, Silencio de Luna.
Golpes sin piedad contra los hombres desaprensivos y corruptos.
Patadas al hambre y la miseria.
Hiel para los corazones podridos.

Endless Love dijo...

Con gusto nuevamente te comento, me encanta esta terminología para aprender a esquivar los golpes de la vida. Con guantes llenos de sonrisas, caderas de paciencia y piernas agiles para saltar la mediocridad.
¡Qué bueno este cuadrilátero sin derrotas y el corazón como único campeón! .
Besos sonoros con ecos )))))))))

pepe dijo...

Tecla, hija, que lo expresas mejor que yo jeejejje

el que no se entere con el poema, con tu comentario seguro que sí

pepe dijo...

love, estos cuadriláteros están tras las puertas, pero es necesario abrirlas para pelear.

un placer tenerte cuantas veces quieras y que el eco sea endless

soylauraO dijo...

Paralelismo notable con la realidad cotidiana, cruda y agresiva. Estamos en el ring y no lo sabemos, pasivos de ojos morados.
Excelente imagen interior de un golpe final "caer en espiral de silencios con eco"
http://enfugayremolino.blogspot.com

pepe dijo...

Afortunadamente, Laura, debajo del ring existe una zona de relax. No habría quien aguantara si no fuera así.