17 jun. 2011

Una hora conmigo

Como dice la canción… una de cal y otra de arena. En una hora me han pasado cosas raras si no fuera porque soy el sujeto activo. Controlando el tiempo.. son las 13.15 y tengo que ir a comprar un regalo a carmen, recoger la mesa y comprar azúcar. Aquí empieza el show de pepe. Salgo del piso, llamo al ascensor, tarda muy poco y viene con una mujer. Ella se queda impresionada al verme, lógico, se esperaba llegar al descansillo de la puerta de salida del bloque y se encuentra con la planta tercera. Ante eso, ella empieza una conversación:


- creí que era el cero

- eso me pasa mucho, vas pensando en tus cosas y no te das cuentas

- es que no estamos en lo que estamos

- es el objetivo de todos. Ser presente,

- tenemos mundos paralelos

- el problema es cuando se pasa mucho tiempo en el otro mundo

- jejeej hasta luego

- hasta luego



Mucha profundidad para los pocos segundos que pasamos dentro del ascensor. Luego, bajo al garage, arranco mi flecha plateada y al salir, me la encuentro en el coche de delante, vamos a aparcar en el supermercado más cercano, entro a por el azúcar y en la puerta caigo en que no llevo dinero para el regalo. ¡Estoy tonto! Salir sin dinero suficiente son cosas típicas mías. Al menos para el azúcar sí tenía.

No queda la cosa en esto. Para una vez que le pido un favor a una de mis hermanas, voy y me cargo el tirador de la mesa plegable que fui a recoger al sacarlo del coche. Ya le he mandado un sms para que sepa que fue al subirlo a casa.



Hay días raros, raros, raros… y horas para desaparecer, como las trece por ejemplo.

4 comentarios:

tecla dijo...

Narrando te pintas solo. Eres ágil, fresco, ameno. Eres tu mismo.
Y me gusta lo que dices. Sé que me lo pasaría muy bien contigo.
Te abrazo con todas mis ganas, Pepe.

pepe dijo...

reirse de uno mismo y encontrarle el puntito gracioso es básico para mí. Al menos, aburrirnos seguro que no, y sonreir lo hariamos mucho.

Abrazado quedo sin espachurrar, que eso agobia jejejej

R. Vidal dijo...

Jaja, vives en un edificio de filósofos. ¡Qué bueno!

pepe dijo...

es una minisociedad en la que hay de todo, solo hay que ser sensible a los pequeños detalles. Como dice un grande la radio en materia de baloncesto: Los pequeños detalles ganan grandes partidos