10 sept. 2010

El misterio del bolso

-Coge el móvil que está dentro del bolso, en la entrada de casa.

Parece fácil hacerlo, incluso parece que no cabe el verbo conseguir. El bolso del tamaño que sea es todo un universo misterioso. ¿Qué hay dentro? ¿objetos animados o inanimados? ¿tiene memoria y solo una mujer puede encontrar lo que busca? ¿hay una cremallera secreta? ¿por qué hay de todo menos lo que busco y si es la dueña lo coge fácil? ¿el bolso es como el chicle?
Dicen las mujeres que no necesita manual, que hay poco espacio, que solo metiendo la mano y palpando se puede encontrar el móvil. Se me hace un mundo infinito encontrar algo dentro. No es cuestión de que esté oscuro o que la luz entre, tampoco que sea de material rígido o tocando la parte exterior se pueda saber lo que esconde, la cosa es que se me hace imposible encontrar cualquier cosa que quiera. Eso sí, buscando un móvil puedo palpar de todo... objetos blandos, duros, circulares, cuadrados, rectangulares, amorfos pero nunca el móvil.
Ya me gustaría sonreír y conseguir el tesoro, porque una vez en materia, la búsqueda se convierte en eso. El final siempre es entregar el bolso completo y quedarme con cara de admiración viendo que ella en pocos segundos lo consigue y yo hace nada, me fui lento y con miedo a pasar la prueba con éxito.
El final es casi como el principio:
-Te dije el móvil, no el bolso entero.

7 comentarios:

tecla dijo...

¿Ya vienes otra vez con el bolso?
Ahora te toca registrar bien registrado ese bolso, e investigar o descubrir quién es la dueña del que te encontraste el otro dia a través de su contenido y montar una historia al respecto.
Un abrazo Pepe.

Miguel Estrada Pérez-Carasa dijo...

Me ha gustado, Pepe; en parte siento envidia de tu prosa. Cuando patinas, me siento más traquilo y convencido de que no me echarás la pata y me adelantarás tan pronto. Figúrate la petulancia jajaja. Mejoras en cada entrada. Y en otras cosas no me meto porque lo que me importa es la calidad literaria.
En fin. Menos mal que no has tardado demasiado tiempo en colgar alguna nueva entrada.Me he sentido impaciente y adicto a esa manera tuya de contar las cosas.
Muchas gracias.
Y contesta al teléfono o devuelve la llamada, por favor.
Salud, amigo.

pepe dijo...

Buena idea eso de montar un relato de misterio tipo Se ha escrito un crimen. Me encantaba esa serie con Jessica Flecher y la músiquita mientras ella montaba en bici.

Un beso, Tecla

pepe dijo...

Ay, Miguel, que me estás malacostumbrando con tus parabienes. Aunque no lo hayas escrito, sé que piensas y yo también que todo va a mejor mientras más lea.

Sí, sí, he estado demasiado desconectado del mundo este tiempo pero ya estoy aquí en mi sitio. Hace tiempo vi que tu blog lo borraste, eso no está bien.

Salud y hasta pronto

Anónimo dijo...

ayyyy, a mi me creas adicción desde hace ya tiempo...ah! y de paso, coge el móvil que está dentro del bolso, en la entrada de casa! muaka

Damisela dijo...

A veces pasa...
Un beso.

pepe dijo...

Bastantes veces, Damisela, por eso lo traje aquí, para comprobar esas cosas de la vida que nos igualan a las personas. Ya me he hecho seguidor de tu más o menos nuevo blog.

Un Beso