7 may. 2008

Non Nobis, Domine

Creo en el dorado de tus palabras
también en las catacumbas donde duermes,
creo en el cielo naranja si lo quieres
y en la cama si me abrazas.


Baila en mis oídos, hazme la foto,
escúpeme en los pies o grítame,
esculpe la cruz donde expiraré,
ruboriza con tu cuerpo mis ojos.


Creo en lo que vives, vivo donde respiras.
Respirar es difícil entre hienas y abacerías.

No hay comentarios: