13 mar. 2007

EL SILENCIO

Nos hemos acostumbrado a correr, somos los primeros en alzar la voz cuando algo o alguien nos molesta aunque sea mínimamente, no sabemos disfrutar de un paseo, nos miramos con recelo si hay nos sentimos observados, la velocidad es íntima amiga nuestra, la última hora es el mejor momento para realizar actividades pendientes y el ahorro lo estamos desterrando de nuestro vocabulario.
Sin embargo el silencio está hoy día despreciado, no es solo ausencia de palabras, es la ventana más grande a la que nos podemos asomar y la que podemos dibujar a nuestro antojo, es agua que dejamos correr, la mejor forma de ralentizar el tiempo, una buena forma de conocernos y de aprender de todo y todos los que nos rodean, o alguna vez nos han rodeado.
Saber expresarse con silencios es una virtud que pocos poseen y aún menos son los que la valoran. La mirada es su mejor amiga pero también puede acompañarse de una sonrisa que haga mover levemente los labios y deje entrever su interior.
MÁS SILENCIO Y MENOS GRITO.

No hay comentarios: