14 ene. 2007

Gracias guionista

Anoche vi Rocky Balboa. Mi favorito es Van Damme, pero admito que Stallone consiguió que cuando acabara la película me sintiera mejor que si hubiera estado un año yendo al gimnasio, en un momento mis músculos crecieron y me sentí como si pudiera hacer frente a los canis.
Pero una película debe de dejar enseñanzas además del beneficio al alma que hace desconectar un rato de tus pequeños o grandes problemas. “Lo importante no es lo duro que te golpeen sino lo que puedas aguantar mientras te golpean”. Un gran guionista tiene la película, ¿no crees?.
Estoy totalmente de acuerdo. Siempre hay alguien que te golpea fuerte y flojo, alguien que te decepciona, ¿Cuántas veces nos hemos quemado? Lo importante es saber resistir, tener una coraza muy dura.
Hay otra importante enseñanza que ya me había mostrado una amiga que en su día dijo “Solo eso. O tanto como eso”. Para sentirse bien no hace falta hacer cosas para que te aplaudan los demás, tu eres el único que debe aplaudirte y si los demás aplauden es un plus. Siempre hay alguien o “alguienes“ que te querrán machacar. Así que no pienses en los demás.
Rocky quería volver a boxear y lo hizo. Un campeón de los pesos pesados que ya había obtenido la gloria de por vida, pero él siempre había hecho lo que quería aunque le tomasen por loco (gran guionista). Lo consiguió y le dio igual si ganaba o no el combate, porque él ya había ganado. Se propuso volver al ring, se preparó mientras sonaba la música que todos recordamos y entró en el ring de las Las Vegas con una canción de Frank Sinatra.
¿Qué es más importante, proponerse algo o conseguirlo? ¿la victoria es el camino? ¿luchar por lo imposible tiene sentido?

2 comentarios:

Paleán dijo...

Imposible es una palabra que encierra una trampa.Esa expresión, en el eco que deja en la mente, tiene un efecto descapacitador. Y, en los momentos a los que nos enfrentamos mientras vivimos, lo que representa nuestro mayor reto es sobrevivir. Mientras estemos vivos tenemos la posibilidad de existir y actuar. Aquello que es nuestro sueño parecer mover a todas nuestras células en esa dirección. Y, esas otras realidades que vivimos, personales, íntimas, no tan expresables nos causan un desasosiego: no hemos reflexionado lo suficiente para saber quiénes somos.
Gracias por tu blog.

pepe dijo...

Es cierto que no sabemos quiénes somos ni hasta donde podemos llegar, por eso lo imposible además de resultar morboso, puede convertirse en utópico.
Un escritor es un boxeador que tiene enfrente a un púgil que lleva por nombre REALIDAD. El que tire la toalla en los primeros "rounds" no sebrevivirá a la vida. Luchar por lo imposible es una misión que dignifica al ser humano.
Cualquiera podría decir que esto significa estar loco y tendría razón. Por suerte, Erasmo de Rotterdam está ahí para defender la locura y señalar la necesidad del hombre por conocerla.

GRACIAS POR TU COMENTARIO