3 ene. 2007

El viento

Qué tontería. Escribir al viento. Escribir al viento no es fácil porque es huidizo y porque su lectura durará unos segundos, pero ese viento depositará lo escrito en algún lugar y quedará como sedimento. Pero para que se produzca esto, antes ha tenido que haber una erosión. La erosión es lo que nos ocurre muchas veces cuando algo nos sorprende y se requiere de palabras para su traspaso al recuerdo, a la memoria o al hipotálamo.

Escribir al viento es tocar la realidad
para romperla con suavidad,
no quiero que se sienta usurpada
sino que mi voz sea susurrada,
no te sientas pisada
solo acariciada.

No hay comentarios: